La calçotada

La calçotada es una fiesta gastronómica exclusivamente catalana, tan peculiar por el tipo de producto que se consume (literalmente una cebolleta “calzada”) como por la forma de hacerlo, con las manos y un enorme babero. La salsa le da el toque único.

No se puede visitar Catalunya en estos meses sin probar los calçots. Esta variedad de cebolleta debe su largo tallo blanco a que se va calzando tierra sobre la planta. Luego se hace directamente sin pelar sobre brasas. Se consumen a mano, pelando las partes quemadas externas. Acceder al tierno y sabroso corazón es relativamente fácil presionando con las yemas de los dedos en su base y extrayendo su interior tirando con los dedos de la otra mano. Luego se van mojando en la salsa de calçots y se ingieren tal cual. No se usan cubiertos. Las manos se tiznan y es fácil que algo de salsa acabe en el pecho, por ello se consumen utilizando un gran babero.

Son muchas las fiestas familiares y populares (calçotadas) que se celebran en el campo y en los pueblos a finales de invierno para degustar los calçots y siempre se rematan con carne y butifarras a la brasa. Existen también muchos restaurantes especializados en ellos, sobre todo en su origen, Valls y la comarca del Alt Camp en Tarragona. Pero también es posible disfrutar de este manjar del campo en plena Barcelona.

¿Qué lleva la salsa?

Tomates maduros, una ñora o pimiento choricero, ajos, aceite de oliva, avellanas y pan frito. Se puede hacer con la batidora batiendo todos los ingredientes, Los tomates y ajos se hornean hasta que estén blandos y luego utilizan sus pulpas, así como la pulpa de la ñora previamente remojada.

Más artículos y reportajes

© 2021 Barcelona Prestige · Aviso legal · Política de privacidad y cookies · Diseño: disparoestudio.com