Bravíssssimas!!

Emblema de las tascas y bares españoles, las patatas bravas son un invento relativamente reciente, de los años 60, que se atribuye a Madrid, pero hoy no hay ciudad o pueblo en toda la península que no ofrezca unas bravas más o menos dignas y, por supuesto, Barcelona. Aquí la tradición culinaria catalana manda, enriquece y sublima. Los sibaritas sustituyen la clásica salsa de tomate (o peor, el ketchup) por un barroco majado en el que no falta la “nyora” (pimiento seco típico del país) y el fruto seco nacional por excelencia, la avellana (ver receta). Dejando aparte las infinitas variedades, ingredientes esenciales son por supuesto la patata, cortada a dados, y la guindilla, a cuyo picor hace alusión su calificativo como bravas.

¿Qué patata?

Pasar todos los ingredientes por la batidora hasta obtener una salsa fina.

Emblema de las tascas y bares españoles, las patatas bravas son un invento relativamente reciente, de los años 60, que se atribuye a Madrid, pero hoy no hay ciudad o pueblo en toda la península que no ofrezca unas bravas más o menos dignas y, por supuesto, Barcelona. Aquí la tradición culinaria catalana manda, enriquece y sublima. Los sibaritas sustituyen la clásica salsa de tomate (o peor, el ketchup) por un barroco majado en el que no falta la “nyora” (pimiento seco típico del país) y el fruto seco nacional por excelencia, la avellana (ver receta). Dejando aparte las infinitas variedades, ingredientes esenciales son por supuesto la patata, cortada a dados, y la guindilla, a cuyo picor hace alusión su calificativo como bravas.

¿Qué patata?

Dicen los expertos que la mejor patata para freír ha de ser de carne firme y con bajos niveles de almidón. Mejor nuevas o tempranas. Hay trucos para que queden super crujientes por fuera y mantequillosas por dentro. Sumergirlas en agua bien fría una vez peladas y cortadas a dados, y someterlas a dos frituras. La final con el aceite muy caliente y apenas unos minutos.

El secreto está en la salsa

1 ñora escaldada y sin pepitas
3 dientes de ajos
2 guindillas
1/2 litro de aceite de oliva virgen extra
1/2  vaso de vinagre
Sal
1 taza de café de coñac
100 g de avellanas tostadas
5 rebanadas de pan de baguette tostadas
1.5 vasos pequeños de agua
1 cucharada de pimentón dulce
Pasar todos los ingredientes por la batidora hasta obtener una salsa fina.

Más artículos y reportajes

© 2021 Barcelona Prestige · Aviso legal · Política de privacidad y cookies · Diseño: disparoestudio.com